viernes, julio 14, 2006

Delirio en escenario habanero



Supuestamente el espíritu de Celia Cruz, la hoy ya desaparecida Reina de la salsa, ha regresado a la escena cubana para reencontrarse con el fantasma de otra inmensa gloria de la música cubana, nuestro Benny Moré, el bárbaro del Ritmo, en una nueva versión de Delirio Habanero, del también desaparecido dramaturgo cubano Alberto Pedro, uno de los mejores dramaturgos cubanos de los últimos tiempos, autor también de Manteca y de Weekend en Bahía.

Teatro de la Luna nos ha puesto en escena una adaptación de Delirio Habanero, la historia tiene lugar en un viejo local de La Habana que fue clausurado en los años 60. Allí se reúnen tres delirantes personajes que creen ser Celia Cruz, la Guarachera de Cuba, que supuestamente ha vuelto a la isla de incógnito, un muerto vivo que se imagina Benny Moré, el Bárbaro del Ritmo, y Varilla, quien fuera el más emblemático cantinero de la todavía muy popular Bodeguita del Medio, en otros tiempos. Cada noche, este local en ruinas, pendiente de ser demolido, es su refugio físico y espiritual para soñar y creerse los seres que no son.

La obra trata del desgarro de la emigración y el exilio, evocando las noches de La Habana en los desaparecidos locales de lujo y permite acercarnos más a los cultos sincréticos y las esencias de la música cubana, desde el bolero hasta la rumba y la rica guaracha.

Estos tres tres alienados mentales se reinventan un mundo otro, diferente, y evaden todo cuanto quebrante sus fantasías. Celia Cruz canta vestida con un ceñido traje que simboliza la bandera cubana, se puede disfrutar de un baile imaginario entre la Reina y el Bárbaro e imaginar el glamour de las noches cubanas de antaño a través de los relatos del enigmático Varilla. Hay un rejuego de simulaciones y alegorías, en una atmósfera que zigzaguea entre la realidad y la ilusión.

Esta obra fue premiada en el Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz. L acogida de público es enorme en cada presentación según pudimos conocer. En nuestra noche hubo hasta espectadores de pie.

Durante dos meses a teatro lleno esta obra es de lo mejor que se puede ver en las tablas habaneras. Sí que es un delirio su presentación.



2 comentarios:

Orlando dijo...

En vida el regimen nunca la dejó entrar a Cuba, ni para enterrar a su propia madre. Y ahora supuestamente la resucitan (a Celia), auque muerta tiene que regresar de "icógnito".

Lauris dijo...

Al principio de esta obra se escucha una canción, me pueden ayudar con el título? recuerdo que menciona a Tula (no es el cuarto de tula) y al final dice que la encontraron bajo la luna o algo muy similar.

Gracias!